REGIS PRO. es

....Contenidos útiles para la práctica registral.....Edita: Joaquín Delgado (Registrador de la Propiedad. Notario)

TITULAR:

La DGRN recuerda que un notario no puede por sí solo rectificar ni matizar el consentimiento de los otorgantes.

Contenido:

* Resolución de 5 de septiembre de 2017

PDF de la disposición

 

En el caso particular, los otorgantes, ante notario, donaron la nuda propiedad, pero posteriormente, por diligencia de rectificación unilateral del notario, éste dice que donaron el pleno dominio.

La DGRN, en esta resolución, y como cuestión previa, recuerda y proclama lo evidente: que un notario no puede emplear el artículo 153 del Reglamento Notarial para rectificar ni matizar por sí sólo el consentimiento de los otorgantes.

 

* Redacción según los otorgantes:

“Don J. L. S. M., (…) reservándose para sí el derecho de uso y habitación sobre la totalidad de los mismos, dona la nuda propiedad de la vivienda (la cual no constituye su vivienda habitual), y los locales descritos libres de cargas, (…) a sus hijos don I. y don J. S. G., por mitades indivisas, que aceptan tal liberalidad».

 

* Rectificación del notario:

«Diligencia de subsanación.–La extiendo yo el Notario autorizante al amparo de lo dispuesto en el artículo 153 del Reglamento Notarial, y atendiendo a lo dispuesto en el mismo, para hacer constar, que (…) se ha omitido indicar que se dona el pleno dominio de la vivienda y los locales (…). –

 

* Doctrina de la DGRN:

“Como cuestión previa, y pese a que no ha sido objeto de consideración desfavorable en la nota recurrida, este Centro Directivo no puede compartir la decisión del notario de realizar, por sí y ante sí, la rectificación que se contiene en la diligencia extendida el día 3 de marzo de 2017, pues al afectar la misma al consentimiento negocial necesitaría del concurso de los otorgantes. En efecto, el artículo 153 del Reglamento Notarial permite al notario la subsanación de aquellos errores materiales, omisiones y defectos de forma que se hayan padecido en los instrumentos públicos. Para ello, como ha establecido esta Dirección General en múltiples ocasiones (vid. Resoluciones de 23 de julio de 2005, 6 de abril de 2006, 13 de junio de 2012 y 21 de marzo de 2015), el notario deberá atender al contexto del documento mismo; de los inmediatamente anteriores y siguientes; de los antecedentes: escrituras públicas y a otros documentos asimismo públicos que se tuvieron en cuenta para la autorización; y los que prueben fehacientemente hechos o actos consignados en el documento subsanado. Ahora bien, también ha establecido este Centro Directivo, que, tanto en términos generales como, muy especialmente, cuando la subsanación se dirija a la rectificación de asientos registrales, los supuestos en los que se permite esta subsanación de forma unilateral son estrictos y por tanto su interpretación también lo ha de ser. En consecuencia, ha de limitarse a los defectos formales o aspectos accesorios del documento, nunca a su contenido de fondo, cláusulas o estipulaciones, para los que se precisa el consentimiento de quienes inicialmente lo prestaron o de sus causahabientes así como de los titulares de derechos según los asientos registrales, si fueren distintos de los primeros. En el presente caso la omisión que el notario pretende subsanar por este procedimiento consiste precisamente en una matización no menor sobre el consentimiento prestado (alcance del derecho que se transmite), cuya subsanación, de conformidad con lo dispuesto por el artículo 153 del Reglamento Notarial, no puede llevar a cabo el notario por sí solo, requiriendo para ello el consentimiento de los otorgantes o sus causahabientes en su caso.”

 

Updated: 29 septiembre, 2017 — 7:34
REGIS PRO. es © 2014