REGISPRO. es >>> RegistroElectronico.es

Contenidos útiles para la práctica registral._______Edita: Joaquín Delgado (Registrador de la Propiedad y Notario)

TITULAR:

J. DELGADO: ¿Qué “asientos accesorios” pueden practicarse sin abrir folio real electrónico?

Contenido:

* INTRODUCCIÓN: EL PRECEPTO LEGAL Y LA EXCEPCIÓN.

LH Art 238.2 : “El folio real en soporte electrónico de cada finca se creará con ocasión de su inmatriculación o primera inscripción, o bien con ocasión de la realización de cualquier operación registral sobre aquella, con excepción de asientos accesorios.”

* INTERPRETACIÓN DE LA EXCEPCIÓN: LOS “ASIENTOS ACCESORIOS”:

Este inciso final sobre los asientos accesorios requiere ser objeto de interpretación.

* ¿Qué es un asiento accesorio?

Como estamos ante una excepción a la regla,  no puede ser objeto de interpretación extensiva.
Por lo tanto, entiendo que la cancelación de una hipoteca o de una condición resolutoria por pago de la obligación garantizada, o la novación de una hipoteca, o la prórroga de una anotación preventiva, o la conversión de un embargo preventivo en ejecutivo, no es en ni ningún caso “un asiento accesorio”, sino principal, pues tiene su propia causa, su propia fundamentación, su propia calificación, su propio título formal,  sus propios efectos jurídicos, etc.
En el otro extremo, sí que sería sin duda un asiento accesorio una nota marginal de mera referencia para relacionar entre sí distintos asientos del archivo.

* ¿Las notas marginales de cancelación de asientos caducados?

 

En el punto medio entre los dos extremos señalados estarían por ejemplo las notas marginales de cancelación de asientos caducados, que producen un efecto jurídico menor: limpiar el folio registral.  Y que no son imprescindibles, porque un asiento caducado deja de producir efectos, aunque no esté cancelado.
Pero ello no significa que sean asientos tan inocuos, superfluos o “accesorios” pues  también tienen efecto jurídico propio: por ejemplo , si por error se cancela por caducidad una carga no caducada, la cancelación misma está bajo la salvaguardia de los tribunales y produce todos sus efectos. Además, a veces el cómputo de los plazos necesarios para la caducidad no es tan sencillo ni evidente, sino que requiere una calificación y decisión responsable del registrador, como han demostrado sentencias del Tribunal Supremo (como la de que la nota marginal de expedición de certificacion ejecutiva implica la prórroga de la anotación de embargo a que se refiere)  o las prórrogas de ciertos días derivadas del estado de alarma por Covid-19.
Si interpretáramos  que estas notas marginales de cancelación de asientos caducados son “asientos accesorios” a los efectos del artículo 238.2 que  comentamos , dicho permitiría no abrir el folio electrónico para practicar una nota marginal de cancelación de otro asiento caducado.
Pero el 238.3 que es aplicable a todos los asientos, tanto principales como accesorios (pues no contiene dispensa alguna para estos últimos) exige que “los asientos registrales de los libros de inscripciones constarán en soporte digital, firmado electrónicamente por el registrador. …El asiento digital será firmado electrónicamente con su certificado con firma electrónica cualificada, haciendo constar, la identificación del registrador firmante, la fecha de su firma, la huella digital y otros elementos relacionados con dicha firma electrónica que permitan comprobar la trazabilidad e integridad del asiento practicado. Dicha huella digital deberá incluirse también en el asiento relacionado con el asiento de presentación a que se refiere el artículo 249 de esta ley. “
Y además, es muy tajante y advierte que “sólo los asientos extendidos conforme a lo dispuesto en este artículo producirán los efectos que les atribuyen las leyes.”
Por tanto, incluso la nota marginal de cancelación de un asiento caducado ha extenderse y firmarse electrónicamente y no en papel, porque si no “no producirá el efecto que le atribuyen las leyes”
Además, como dicha nota marginal de cancelación de un asiento caducado, afecta a la situación registral vigente, el artículo 241.2 aplicable a “cualquier alteración registral” (y cancelar un asiento caducado es una alteración registral)  exige que “se generará con los datos extraídos de la aplicación un documento electrónico con información estructurada que contendrá la descripción actualizada de la finca, la referencia catastral, indicación sobre si se ha inscrito la base gráfica de la finca y el carácter de finca coordinada con Catastro, cuando consten dichos datos, su titularidad y las cargas vivas que pesen sobre aquella.”
Por lo tanto, si tenemos en cuenta que:
a)  la nota marginal de cancelación por caducidad es obligatorio firmarla electrónicamente (pues si se firma manuscrito no produce efectos jurídicos)
b) además es obligatorio generar la información  estructurada de la situación resultante de la finca
c) aunque se firme en electrónico la ley en ningún sitio preve (ni permite) que en el libro de inscripciones se practiquen impresiones de asientos firmados electronicamente
d)  si el libro en papel es antiguo y encuadernado, ni siquiera admite físicamente la posibilidad de impresión de un asiento firmado electrónicamente
Teniendo todo ello en mente, la verdad es que, en mi opinión,  no cuesta especialmente, sino que es recomendable, (y el mejor modo de cumplir no solo la letra, sino el espíritu y finalidad de la ley) abrir también también el folio electrónico incluso en “asientos accesorios” como la nota marginal de cancelación de asientos caducados.

* CONCLUSIÓN INTERPRETATIVA:

En resumen, pienso que podríamos concluir que a los efectos contemplados en el último inciso del artículo 238.2,  (practicar un asiento registral sin abrir folio real electrónico) solo son “asientos accesorios” (en interpretación que no solo ha de ser estricta, sino restrictiva para no contradecir otros preceptos legales ni mermar la congruencia y finalidad de la ley) las notas marginales de mera referencia, que no tienen valor jurídico propio, y que da igual en qué formato se firmen o incluso que no se firmen, porque son meras llamadas llamadas de atención, para poner en relación asientos del archivo. (En el fondo daría igual que fueran un Post-it o una anotación a lápiz sin firma de nadie).
Y no estoy frivolizando, sino que pienso que esta interpretación, aunque reduce el ámbito de aplicación de la excepcion legal a casi nada,  es la más congruente de todas, y hasta la más práctica y útil.  Y aunque pudiera retardar algo el despacho de algunos documentos, precisamente para eso se nos conceden las ampliaciones temporales del plazo de calificación e inscripción.
Para quien prefiera no seguir esta interpretación, sólo un consejo: recuerde que, en todo caso, (y esto no es ya no es una opinión, sino una certeza legal, como hemos visto),   no se puede firmar en modo manuscrito una nota marginal de cancelación, porque ese supuesto “asiento” carecería, según el art 238.3 LH,  de los efectos que le atribuyen las leyes, es decir, no sería un asiento registral propiamente dicho, sino “otra cosa”.
Joaquín Delgado.
REGIS PRO. es © 2014